Si sois maestr@s o conocedores de leyes de educación, sabréis que durante este año en la Comunidad de Madrid se ha modificado el Decreto 89/2014 por el 17/2018, de 20 de marzo. Este nuevo decreto introduce de manera transversal la integración LGTBI en las programaciones de aula, además de la lucha contra la violencia en el deporte. La publicación que hoy hacemos, no quiere poner etiquetas, dar nombres o clasificar, simplemente queremos compartir una serie de actividades, juegos, trucos o vivencias que podemos hacer en el día a día del aula para atender a toda esta diversidad que nos rodea y de la que tanto podemos aprender.

 

Empezar a NORMALIZAR este tema desde los primeros años es fundamental.

Evitaremos clasificar los colores como “colores de chicos” o “colores de chicas”, los colores son colores y cada persona elige su favorito, el color del que se viste y el color que elegirá para colorear su dibujo. Cuando hacemos el reparto de material, evitaremos elegir la cartulina rosa para la niña, o la azul para el niño, los colores son colores y relacionarlo con un sexo o el otro es algo aprendido e inculcado.

Intentaremos que, por ejemplo, los dibujos que repartamos para colorear no sean elegidos como “dibujos para chicos” y “dibujos para chicas”. Repartiremos los dibujos aleatoriamente. No hay piratas para chicos, hadas para chicas, policías para chicos y princesas para chicas.

Las lecturas y los cuentos o libros que tenemos en clase tienen que ser elegidos a conciencia. Está bien que leamos de vez en cuando sobre príncipes y princesas pero no debemos llegar al punto en el que identifiquen la figura de la mujer siempre con la princesa desvalida y la del principe valiente con el del hombre que salva a la princesa. Tenemos la suerte de que el abanico de libros infantiles crece cada vez más y las lecturas cada vez son más variadas e interesantes. Existen monstruos rosas, poderosas mujeres que salvan dragones, chicos que cuidan de su casa y niñas que sueñan con ser bomberas.

Cuando hablemos de las profesiones deberíamos hacer mención a ellas en femenino y masculino. No hace falta que le especifiquemos a los alumnos que “también se puede ser doctora”. En la normalización de las cosas está lo importante, diremos “doctora” y ya está.

Cada vez que hablemos de deportes o actividades, volveremos a tener en cuenta esa normalización de la que hablábamos anteriormente. No hay que hacer una fiesta cuando un niño aparece en la clase de danza o de baile clásico. Se trata de normalizar esos momentos, de ser educad@ y cortés y simplemente dar la bienvenida a la clase como a cualquier otra niña que acude a la misma.

Durante el curso, cambiamos de sitio a l@s niñ@s muchas veces, a veces están en parejas y a veces en pequeños grupos. Sería interesante que hiciéramos algún grupo con todo niñas y un niño y viceversa. Seguro que sale el comentario de “estoy solo” o “solo soy yo en este grupo”. Ese es un momento perfecto para hablar con la clase y sacar conclusiones. Estar rodeado del otro sexo no es estar solo, somo personas y venimos al cole con el mismo objetivo, aprender y divertirnos, deberían entender que son compañer@s y ya está.

Cuando hagamos representaciones teatrales o representemos cortas conversaciones en voz alta delante de la clase, podríamos no darle importancia a que el personaje sea chico o chica, para darle el papel a una niña o un niño. -“¿Quién quiere ser Lucía” – Yo – Muy bien, Pablo lee la parte de Lucía y Martín la de Lucas. No se trata de forzar las situaciones para que siempre sean del sexo opuesto, simplemente no prestar atención a ello para que de igual.

Tras varios años encargadas de enseñar el area de “Science”, Ciencias Naturales, nos hemos dado cuenta de que siempre que estudiamos el cuerpo humano, sus huesos, músculos y articulaciones, mostramos la imagen del hombre. Este año hemos incluido imágenes de los músculos en el cuerpo humano de la mujer y han salido preguntas y comentarios muy interesantes.

Este es un vídeo a través del cual podéis reflexionar en clase a través de la empatía, que tanto la homofobia como la heterofobia son sentimientos terribles.

 

También puedes utilizar la web de recursos didácticos sobre diversidad sexual y de géneros: www.EscuelaSinArmarios.tk

Os animamos a considerar todo esto, no solo porque nos lo exige la ley, sino porque todos somos parte de la sociedad.