¿La Escuela como institución asume la responsabilidad de romper estereotipos de género?

A nadie le cabe la menor duda que entre hombres y mujeres hay ciertas diferencias fisiológicas, pero ¿estas diferencias son las que sustentan los agravios hacia la mujer tanto en el ámbito profesional como en el personal o solo son justificaciones torticeras para mantener el modelo patriarcal?Imagen relacionada

De acuerdo con los historiadores, el patriarcado surge con la propiedad privada. En el Paleolítico la repartición de las tareas era la misma para todos los miembros del grupo sin importar el sexo. Es en el Neolítico cuando surge la agricultura y con ella la monogamia. El hombre ya es consciente de quienes son sus hijos y el valor que éstos tienen como mano de obra. Es decir, la mujer queda relegada a su papel de engendrar hijos y sin son varones mejor. Hablamos por tanto, de un sistema social de miles de años de antigüedad.  

¿Está, por tanto, tan arraigado en nuestra sociedad el patriarcado que no nos damos cuenta y lo practicamos hasta las mujeres en nuestro propio detrimento? Que haya ciertos patrones establecidos para cada sexo ¿le da derecho al hombre a gozar de privilegios pasando por encima de los derechos de la mujer?

Según la antropóloga Margaret Mead (1925), hay sociedades primitivas como los Arapesh en Nueva Guinea en la que los papeles sociales que desempeñaban los hombres y las mujeres eran iguales. “Los Arapesh moldean a cada niño nacido en el seno de su sociedad, de acuerdo a lo que ellos consideran que debe ser una personalidad humana normal”. Tampoco los Mundugumor hacían diferencias entre sexos. Sin embargo, los Tchambuli tenían personalidades inversas a las de los occidentales: ellas dominantes y ellos sensibles. “Son ellas las que detentan el poder en esa sociedad”.  Según Mead, los roles sexuales de cualquier sociedad no son naturales ni universales, sino construcciones sociales y culturales. Quizá tengamos que empezar creyéndonos que esto es posible para poder despertar del letargo en el que llevamos sumidos demasiado tiempo.

¿Inconscientemente inculcamos estos valores rancios a los niños en la Escuela? ¿Promover la igualdad de género debe formar parte del ideario del centro o ir más allá y ser parte específica del currículo escolar? No se está atajando el problema de la presencia exagerada de violencia de control entre nuestros adolescentes. Si las estadísticas demuestran que un porcentaje alto de nuestros chavales establece relaciones tóxicas de dominación-sometimiento, ¿qué más necesitamos para entender la necesidad urgente de una intervención contundente tanto sobre las niñas como sobre los niños? La presión que sufren muchos niños en la etapa de primaria para responder a los estereotipos sexuales marcados en nuestra sociedad, es patente. Todavía se escuchan en las aulas cosas como: “el rosa es de chicas”, “el fútbol es de chicos”, “la danza es de chicas”… ¡Vamos a delinear de manera clara y contundente qué es aceptable y qué no! ¡Vamos a fomentar en  nuestros niños el espíritu crítico y el posicionamiento ante actitudes discriminatorias! ¡Vamos a promover en nuestros alumnos la tolerancia cero con la desigualdad de género! Resultado de imagen de patriarcado dibujo

Hasta ahora, la actitud de la escuela ante este problema social, no es más que de mero espectador. Veo el problema pero yo sigo enseñando matemáticas…

Quizá en el área de Ciencias Sociales se debería incluir en la parte de historia del hombre, la evolución de los derechos humanos y por ende, los de la mujer. Cómo las mujeres han tenido que luchar para lograr ser reconocidas como seres humanos autónomos,  individuos independientes y capaces de dirigir sus vidas con plena libertad. Y cómo a pesar de eso, los derechos de los dos géneros todavía no están 100% equiparados en los países “desarrollados”. Por no hablar de aquellos países en los que la mujer es aún considerada como un ser humano de inferior categoría.

El currículo debe ser vivo, dinámico y revisable y no responder a ideologías concretas de un determinado partido. !No puede ser que se le den más importancia a las nuevas tecnologías que a ciertos aspectos del desarrollo del ser humano como el artístico y los valores éticos!

¿Debería haber un pacto nacional de educación? Si no entendemos que la  educación son los cimientos del futuro, es que no entendemos nada.