El Diagrama de Venn, utilizado originalmente en matemáticas y lógica y conocido por la teoría de los conjuntos, ahora nos ayuda en todas las asignaturas.

Puede utilizarse en su forma más simple, haciendo tan solo dos círculos y consiguiendo su parte común. Si queremos complicarlo un poco más podemos ir añadiendo círculos.


En nuestro caso, la actividad comenzó a partir de una pregunta “¿qué tienen en común una polea y una lavadora?” y obtenemos la respuesta “que las dos son máquinas” cuando contestan ellos.
A partir de ahí, ya saben que a un lado pondremos ejemplos de maquinas simples y al otro, maquinas complejas, escribiendo en la parte común la palabra “máquinas” ya que es lo que ambos grupos comparten.

Cuando ya has utilizado este diagrama para trabajar en clase, todo va mucho más rápido y no es necesario repetir la explicación. La actividad les parece atractiva y trabajan muy bien, tanto de forma individual como en grupo.
Puede ser también parte de la evaluación. Se puede jugar con dificultades, el profesor puede ofrecer apuntando en la pizarra todas las palabras del tema en cuestión y que los alumnos deduzcan cuál es el tema común, o puede ofrecer el tema común y que los alumnos sean los que completen el diagrama.
Todas las edades pueden utilizar este diagrama porque no hace falta escribir, podemos también utilizar recortes de revistas o dibujos para completarlo, si nuestros alumnos no saben aun escribir. Os dejamos fotos de más ejemplos para poder realizar en clase.

Completan la parte no común del diagrama con fotos o dibujos de animales, clasificándolos en herbívoros o carnívoros y colocando los omnívoros en el centro, ya que son animales que comen lo mismo que los dos anteriores grupos.

Algo más realista aún, es realizar la clasificación utilizando objetos reales. En este caso se clasifican objetos de verano y de invierno y colocamos en el centro los que pueden ser utilizados en ambas estaciones.